La sociedad del cansancio

Carlos Manrique Soto | carlosm20012003@yahoo.es | 14 septiembre, 2020

«Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo.» José Ortega y Gasset.

La sociedad de consumo nos consume.Todo tiene un precio. Todo cuesta y hay que trabajar duro y hacer sacrificios para tenerlo. Es la costumbre. Quién piensa y actúa de esa forma está in. Lo contrario es estar out.

Estamos inmersos en un sistema de exigencias para alcanzar el éxito mediante el rendimiento y la producción sin límites cuya máxima es «tu puedes y debes dar más.»

No es permitido el tiempo de la no producción. Vivir es producir. Éste es el nuevo elixir. Se elogia la rapidez y lo práctico. Se vive a ese ritmo las 24 horas. Los sueños se aplazan para después. Ahora no tengo tiempo para lo mío ni para los míos. La lectura es parte del olvido que cultivo en la soledad del pensamiento biberón. 

Solo el 0.029 de los colombianos tenemos probolidad de vivir 100 años, según proyecciones del censo de 2018. La vida puede ser más corta de lo que creemos. 

La utilidad condena al ser humano a un eterno retorno. Lo hace recurrente de la mismidad. Lo mismo por lo mismo. Se mecaniza la existencia y se estigmatiza la reflexión. Lo superfluo lo visten de existencial y la publicidad vuelve indispensable lo aparente.

El descanso y el reposo se ven sospechosos y hasta nocivo para el buen ejemplo. El crítico y el libre pensador son especies en vía de extinción. 

Los que no entran en este rol son llamados fracasados y culpables por no hacer lo que todos hacen. No se puso la camiseta. La vida transcurre como un video clip. 

Estrés, ansiedad, ya son palabras de todos los días, naturalizadas incluso en este año 2020 que tiró una bomba sobre las rutinas y las expectativas de buena parte del planeta.

Las generaciones más jóvenes, los llamados millenials y centennials, son los más afectados. Somos el producto de nuestra historia. 

El pensamiento creativo, capaz de producir nuevas  ideas es afixiado con las partículas tóxicas del criticón, que no alcanza a dimensionar un mundo diferente a aquel que envenena todo gesto humano de altruismo y filantropía. 

Salud mental y calidad de vida

Empecemos por humanizar el mundo y las relaciones entre nosotros y la naturaleza. Nadie puede dar de lo que no tiene. Si nos falta humanidad no la podemos compartir. 

El ser humano es histórico y concreto. Hoy estamos frente a una oportunidad inigualable de contribuir a cambiar aquello que hemos cuestionado. Nos urge por la propia supervivencia de la especie, vencer el estado de ataraxia e indiferencia por lo que sucede y romper el «status quo» que ha sembrado desesperanzas en el mundo. Debemos pasar esa página. 

Es necesario superar el dogma de creer que solo es valioso quien sirve a mis intereses. La persona debe ser entendida en toda relación como un fin y no como un instrumento para alcanzar metas que vayan inclusive contra su propia dignidad. 

Para que se haga realmente efectiva la intención de llenar de humanidad a nuestro ser, se requiere de una educación significativa y centrada en la persona.El desarrollo y el progreso sin humanidad es como poesía sin poeta y poeta sin musa. 

La salud mental es el estado de bienestar emocional, psicológico y social que se espera resulte de las diferentes actividades que hacemos a partir de nuestro libre albedrío y en concordancia con nuestra genuina vocación. Esta sana práctica nos conduce a una vida plena. Si queremos alcanzar la humanización de nuestro mundo tenemos que aprender a vivir como personas.

ielasgaviotas10d@gmail.com

cmanriques@unicartagena.edu.co

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

FESTIVAL VALLENATO VIRTUAL, 2020

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata entregó la programación que se desarrollará entre el 29 de septiembre y el 3 de octubre.

LA BRECHA DIGITAL EN EL PAÍS

A las cinco brechas que existían en materia educativa, ahora se suma otra… la digital, que se ha profundizado durante la emergencia sanitaria,

HERNANDO FELIZZOLA, DE LA MILITANCIA AL VOLANTE

En su semblante, se percibe la de un hombre trabajador y de regio carácter, su vida es una fábula de anécdotas e historias de la vida y la lucha.

EL ACORDEÓN LOS HIZO GRANDES

Nadie imaginó que el acordeón, un instrumento de raíces chinas y perfeccionado por los alemanes, iba a atravesar mares y océanos.

AGUAS DE CARTAGENA GANA RECONOCIMIENTO DE PACTO GLOBAL POR BUENAS PRÁCTICAS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Con el programa, “Me la Juego por Mi Barrio” Aguas de Cartagena S.A. E.S.P. fue la ganadora del Reconocimiento a las Buenas Prácticas de Desarrollo Sostenible que otorga la Red de Pacto Global en Colombia.