La caja negra

Julio Tous Oviedo | @revistamargen | 11 septiembre, 2020

La muerte, inexorable destino de todo ser vivo. Una realidad desconocida a la que las diferentes civilizaciones, desde la más primigenia hasta nuestros días,  a través de la historia  ha sido percibida de facto, como algo triste;  alegre para algunas e inclusive, como una fiesta para otras. 

Comprenderemos entonces, a partir de la filogenética, cuando se concibe el ritual del entierro como un comportamiento humano al crear conciencia ante el temor o miedo a la muerte, generando para las diferentes culturas, diversas actitudes y conductas adoptadas para encarar el dolor y elaborar sus duelos para hacer menos penoso el sufrimiento.

A pesar que morir será siempre un proceso individual, será también un hecho que va a afectar a todos aquellos relacionados con quien muere, dejando en evidencia una dimensión social y cultural de la muerte.

Desde la sociología se analiza la relación existente entre la sociedad, la familia y el individuo, desde diferentes perspectivas en las cuales, los grupos sociales responden a su presencia, mitigando la angustia que genera, mediante el uso de rituales y creencias que rodean la percepción colectiva de la muerte.

Nuestros antepasados aprendieron a aceptar y familiarizarse con Tánatos, según la mitología Griega, el dios de la muerte; figura sombría y escalofriante, hermano gemelo de Hipnos, dios del sueño, quién en ocasiones simulaba los poderes de su hermano, para confundir y lograr con esto que se percibiera a la muerte tan sólo  como un sueño eterno y placentero. 

Desde la cosmogonía Zenú concebida ésta como una interpretación mito-mágica de la realidad, se procede entonces a convivir con ella y a rendirle tributo a los míticos dioses de la “vida”, adoptando a Mexión, indio hermoso y brillante como la luz del sol, y a Manexca, india de un sólo seno y la más hermosa de todas las mujeres.  Serán nuestros padres y protectores desde ahora y para siempre, que nos brindarán protección, más no subordinación, pero respetando la jerarquización  dentro de este orden cósmico.

Cuando la senectud toca la puerta a nuestros abuelos, como signo inequívoco e inexorable de nuestra existencia;  cuando creen que ya están culminando la misión terrenal  que se les ha sido encomendada por mandato divino; la conformidad será su mejor virtud para seguir viviendo, mientras llega la hora de una muerte apacible, porque la han entendido y concebido como un puente transitorio de su existencia;  estarán regocijados de sentirse con el derecho de “exigir la caja negra”.  

El acto de mirar “el cajón” en el zarzo de su rancho cada día, representa en esencia el significado social de la muerte, que a pesar  de que pasa a otra forma de vida, seguirá entre los vivos con similares características terrenales, y con las mismas necesidades de “comer, beber y trabajar”.  Solidariamente, el féretro tendrá un uso “público”, dada la necesidad de ser utilizado inesperadamente por alguien ajeno a éste, con el único compromiso adquirido por los familiares del finado, de devolverlo justamente después del noveno día del velorio.

Recogidos los pasos para despedirse de este mundo, estará listo para recibir a Átropos, la mayor de las parcas dotada con terroríficas tijeras para cortar la hebra de los hilos de nuestra existencia.  El adulto debe llevar los ojos cerrados, con la cabeza hacia el poniente, mientras que el niño, llevará los ojos abiertos mirando hacia el naciente para contemplar la luz del sol. 

A otro plano, esperando nuestro reencuentro cada Noviembre, durante la “fiesta de los muertos” para celebrar la abundancia de las cosechas con grandes viandas, festejando en una vigilia con nosotros en el cementerio, que aún estamos vivos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

FESTIVAL VALLENATO VIRTUAL, 2020

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata entregó la programación que se desarrollará entre el 29 de septiembre y el 3 de octubre.

LA BRECHA DIGITAL EN EL PAÍS

A las cinco brechas que existían en materia educativa, ahora se suma otra… la digital, que se ha profundizado durante la emergencia sanitaria,

HERNANDO FELIZZOLA, DE LA MILITANCIA AL VOLANTE

En su semblante, se percibe la de un hombre trabajador y de regio carácter, su vida es una fábula de anécdotas e historias de la vida y la lucha.

EL ACORDEÓN LOS HIZO GRANDES

Nadie imaginó que el acordeón, un instrumento de raíces chinas y perfeccionado por los alemanes, iba a atravesar mares y océanos.

AGUAS DE CARTAGENA GANA RECONOCIMIENTO DE PACTO GLOBAL POR BUENAS PRÁCTICAS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Con el programa, “Me la Juego por Mi Barrio” Aguas de Cartagena S.A. E.S.P. fue la ganadora del Reconocimiento a las Buenas Prácticas de Desarrollo Sostenible que otorga la Red de Pacto Global en Colombia.