Joe Arroyo y el Caribe

Nicolas Simarra | @revistamarge | 18 octubre, 2019

Cuando se escucha la voz y las creaciones del mulato, sentimos la presencia del Caribe. Sus ritmos, paisajes, historia, problemas, personajes y diversidad cultural están plasmados en más de un centenar de canciones.

Desde muy pequeño cuando clavaba su cabeza en un tanque de aluminio tratando de amplificar su voz, ya se vislumbraba lo que este genio de la música podría lograr con su arrolladora creatividad y talento. Sus composiciones e interpretaciones fueron permeadas por diversos géneros musicales del Caribe. Cumbia, Chandé, Salsa, Bolero, Jibaro, Mambo, Fandango, Soca, Plena, Porro, Reggaetón, Son guajiro, Maestranza e inclusive, vallenatos, los que fueron llevados en su voz por diferentes lugares, haciendo un aporte a la identidad cultural.

Los paisajes del Caribe colombiano, brotan como manantial en sus creaciones. Sitios emblemáticos como la plaza Majagual de Sincelejo, otrora explanada polvorienta y festiva, convertida en moderno parque cultural, es resaltada en varias de sus melodías. Cartagena y Barranquilla, también tienen lugar privilegiado en “La Rebelión” y “En Barranquilla me quedo”, piezas que gozan de reconocimiento internacional.

El mar Caribe, símbolo identitario de esta región, aparece como protagonista. Las Playas de aguas azules, olas, Sol, palmeras, arenas blancas y brisas afloran en “Bamboleo en el Mar”, “Luz Ángela”, “Catalina del Mar” y otros éxitos. El artista se zambulle en el mismo escenario de Billy Sánchez y Nena Daconte, lo ofrece a una ninfa para conquistarla e implora, le devuelva a su amada Loango, después de arrastrarla sin misericordia a lo profundo.

El colonialismo hispánico es recreado en “La Rebelión”, donde relata las afrentas y atropellos del esclavista contra los negros y la lucha de este pueblo por su liberación. La voz del Centurión, relató problemas sociales, tal como lo plasmó en “Abandonaron el campo”, en el que se narra el desplazamiento poblacional causado por falta de políticas estatales y el azote de la violencia rural. En este acervo musical, también homenajeó a personajes como Antonio Cervantes Reyes “Kid Pambelé”, Rodrigo “Rocky” Valdez y Ricardo Cardona, en el disco “El Campeón”.

De la misma manera, encontramos, muchas manifestaciones culturales caribeñas en sus trabajos. En la canción “Palenque”, (1978) incluyó expresiones lingüísticas de esta etnia: “Moná ele a cole, Cuchá y Tiela mí”. Así

mismo referenció la religiosidad palenquera. En sus producciones casi siempre hubo canciones alusivas al Carnaval de Barranquilla. Sus danzas, disfraces, comparsas y cumbiambas fueron exaltados mucho antes que lo hiciera la UNESCO. El Joe, sin dudas, fue el hijo mayor del C

Compartir en tus redes
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

EL CARNAVAL DE BARRANQUILLA 2020, SERÁ ¡PA’ QUE LO VIVA LA GENTE!

La Fiesta comienza con la participación del Carnaval de Barranquilla como anfitrión de la Reunión del Comité de Salvaguarda de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, que se realiza por primera vez en Colombia del 9 al 14 de diciembre.

POR LA VIDA, LA PAZ Y LA DEMOCRACIA MARCHAREMOS: FECODE

El próximo 21 de noviembre la federación colombiana de educadores y sus sindicatos regionales, las centrales obreras, campesinos, estudiantes y el pueblo en general marcharan por las calles de Colombia.

OCÉANOS EN PELIGRO

Los océanos saludables desempeñan un papel vital en la mitigación de los impactos del colapso climático y el mantenimiento de la vida.

Joe y la plaza de sus amores

Muchas experiencias se dieron en la célebre plaza. Amores fugaces, encuentros con amigos, la musa inspiradora y el baile cadencioso.

Pintándole colores a la música

La sensibilidad pictórica de Crespo hunde sus raíces en los ritmos afrocaribeños y en el imaginario mestizo popular