Crimen por el honor

Julio Tous Oviedo | @revistamargen | 3 febrero, 2021

Leer a Gabriel García Márquez es sumergirse en ese torbellino impetuoso de tantos prodigios, invenciones y peripecias, que ipso facto quedarás ensimismado en aquel universo pletórico de soledad y olvido, en una fabulosa aventura con sus milagros, obsesiones, incestos y rebeldías que representa al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia, el amor y el desamor, acompañada de la epopeya y la utopía.  Esto es Macondo, la gran Fantapolis; ese espacio metonímico, donde todo es posible, donde lo extraordinario hace parte de la cotidianidad de su gente; donde se decide hasta la forma y la hora de morir.

Nos hemos inventado santos tan buenos como San Cocho (sancocho) y otros tan malvados como San Cudo (zancudo) para que nos chupen la sangre. Nos valemos del retruécano para justificar la conmutación que “los rebuznan burros”, “los cantan gallos” y “los ladran perros”.

Recientemente, tuve el privilegio de asistir a un “Webinario” Internacional de literatura y Cultura Hispana, organizado por Radley College, en Inglaterra. Este evento aglutinó a conferencistas de talla internacional, que disertaron para analizar aspectos socio-político, culturales y mítico-religiosos de algunas de las obras de García Márquez.

Centré mi atención en una de sus obras maestras, CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA, novela basada en el asesinato de Cayetano Gentile Chimento, un reconocido personaje del municipio de Sucre, localizado en el departamento de ese mismo nombre; una región anfibia conocida como La mojona donde todavía quedan resquicios de todas aquellas tradiciones ancestrales que terminan en prejuicios sociales. En ese paraíso de la poliginia donde vale más el honor que la vida misma, y la única forma de limpiarlo será mediante el derramamiento de sangre; tabúes, códigos de ética mal interpretados que solo resultarán en ese machismo estructural y político apoyado por la institución, donde la iglesia juega un “role” preponderante al reafirmar que el concepto de la “virginidad” debe ir ligado a la castidad y reputación femeninas.

El detective de la novela policiaca fracasa, porque no es capaz de dar con el verdadero amante de Ángela Vicario, donde se cometen tres crímenes:

El de Ángela Vicario, que es el que da comienzo al conflicto.

El de Santiago Nasar por el honor.

El cometido por la pasividad del pueblo debido a la transgresión de las “Reglas tácitas” de la sociedad.

Es increíble que un espacio tan restringido, pequeño y marcado por el rumor, éste crimen no se pueda evitar.

Santiago Nasar, el chivo expiatorio de la historia, es asesinado por el supuesto de violar el código de honor, esas normas sociales implícitas en la sociedad para defender la virginidad femenina. Toda esa carga, ese gran compromiso recaerá entonces sobre todos los habitantes como una responsabilidad colectiva por no evitar aquel crimen tan anunciado en un pueblo marcado por la fatalidad, esa fatalidad que nos hace invisibles.  Aquí el gran perdedor fué Bayardo San Román, porque, aunque se “limpiara la honra” de Ángela Vicario con la muerte de Santiago, él jamás pudo restablecer su honor por la traición y ofensa cometida por su prometida, y quedó condenado para siempre al escarnio público.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ESPECIALISTAS QUE DEBERÍAN INTERVENIR EN EL TRATAMIENTO PARA LA OBESIDAD

Recientes estudios indican que al abordar la obesidad desde un modelo interdisciplinar los resultados son significativamente más positivos y la adherencia a los tratamientos mucho mayor.

CON CERTIFICATÓN EL SENA OFRECE 40 MIL CUPOS PARA VALIDAR LOS CONOCIMIENTOS DE LOS TRABAJADORES

Hasta el 11 de marzo estarán abiertas las inscripciones para que los trabajadores residentes en Colombia, con habilidades y destrezas en diferentes ocupaciones, puedan certificar sus competencias laborales.

LOS FANTASMAS DE LA INFANCIA

La cultura popular del Caribe posee un extenso acervo de supersticiones mágico-religiosa que enriquecen su historia, mitos y leyendas.

DAVID SÁNCHEZ JULIAO, EL CÉLEBRE ESCRITOR DE LORICA

David Sánchez Juliao no fue ajeno a la situación social y económica de su entorno. Es así como dejó en algunos de sus libros el reflejo del momento que vivía el campesinado de su época, en ‘Historias de Raca Mandaca’.

DEIVIS LAMBIS, EL POKE MUSIC DE LA CHAMPETA

El Poke music, sigue “parao en la raya”, pidiendo vía con sus liricas urbanas que le cantan al amor y a las cosas sencillas de las barriadas.